Sociedad Portuaria de Santa Marta rememora la historia de la ciudad y su puerto

La Sociedad Portuaria de Santa Marta y sus filiales celebran los 496 años de la ciudad y rememoran los acontecimientos que han permitido construir la historia de la tierra que descubrió Don Rodrigo de Bastidas; y cómo desde la terminal portuaria han sido testigos de su desarrollo.

Santa Marta nació entre la orilla de la bahía más hermosa de América y la majestuosidad de la Sierra Nevada, fundada el 29 de julio de 1525. De su génesis se conservan calles y casonas que tienen el aspecto arquitectónico colonial y guardan con recelo la historia de la ciudad más antigua de Colombia y de la segunda más antigua de Sudamérica.

El médico *Arturo Bermúdez, en su libro: ‘Material para la Historia de Santa Marta’, relata que el sevillano Rodrigo de Bastidas, con ayuda de los indígenas que ocupaban el valle samario, construyó casas de madera y paja para sus hombres, entre los que se contaban dos religiosos de la Orden de la Merced y quienes edificaron la primera iglesia en tierra firme, donde se ofició la primera misa católica en la ciudad.

Además, señala que Santa Marta fue el puente entre España y el Nuevo Continente desde donde partieron los europeos para colonizar el resto del país. El buen inicio de la fundación de la ciudad fue amortiguado con los ataques de piratas franceses, ingleses y holandeses, que causaron la despoblación de este pedazo de tierra quemada más de 20 veces. 

Santa Marta es un referente para la independencia de Colombia; en este territorio rodeado de misticismo indígena, piratas y conquistadores, murió el Libertador Simón Bolívar en la Quinta de San Pedro Alejandrino, un lugar que lo recibió con hospitalidad y fue su última morada.

LA VIDA DEL SIGLO XIX

En el siglo XIX, relata la historiadora *Catherine Le Grand en el artículo: ‘Economía y Sociedad en Santa Marta’ publicado en el medio digital Opinión Caribe, que la población era somnolienta y aislada. El baño matinal en el río Manzanares se constituía en la primera actividad general de los samarios; entre las 5:00 y las 9:00 de la mañana visitaban la plaza de mercado y al calentar el sol las calles quedaban desoladas. La ciudad hacía una pausa después del almuerzo, a la hora de la siesta sobre hamacas que colgaba en los zaguanes en los patios arborizados de las viviendas.

En la tarde se recibían las visitas y los amantes de los atardeceres se acercaban a las playas para apreciar mejor su majestuosidad.

El clima de esa época era distinto, lo que permitía a los caballeros vestir de saco, corbata y sombrero; y a las damas, hermosos vestidos vaporosos. Bajo la penumbra de la noche, se sentaban en la puerta de las casas de lo que hoy es el Centro Histórico.

SU HISTORIA LIGADA AL PUERTO

Archivos del historiador *Jorge Elías Caro revelan que a partir de 1830 y hasta 1870 Santa Marta se convirtió en el principal puerto de Nueva Granada por ser más rentable en cuanto a transporte marítimo. Llegaban mercancías para abastecer a la ciudad y a toda la región, era puerto para Guayaquil e incluso para la Capitanía del Puerto de Venezuela; lo que facilito que con el tiempo los ingleses, franceses y norteamericanos instauraran sus consulados comerciales y civiles.  

El ferrocarril era símbolo del poder económico. Según el historiador *Joaquín Viloria, éste fue fundado por la United Fruit Company en 1899, empresa que controlaba gran parte de esta infraestructura férrea en países de Centroamericanos como Guatemala, Honduras y Salvador. Los Estados de Centroamérica concedían tierras baldías en la medida que la red del ferrocarril se extendía por los países bananeros. El apogeo de este medio de transporte catapultó la expansión de los muelles portuarios.

 Si deseas conocer más historias como estas, sigue nuestras redes sociales: @Puertodesantamarta, @PuertodeSantaMarta y @PuertoStMarta

*Tomado del libro: Material para la historia de Santa Marta de Arturo E. Bermúdez Bermúdez del año 1981.

*Tomado del artículo: ‘Economía y Sociedad en Santa Marta’ publicado en el medio digital Opinión Caribe.

*Tomado del conversatorio: ‘Santa Marta 1830’ liderado por el historiador Jorge Elías Caro.

*Tomado del artículo: Vapores del progreso: Empresas de navegación y de ferrocarriles en Santa Marta y Barranquilla de autoría de Joaquín Viloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *