Mujeres portuarias: “sí es posible crecer como mujer, profesional, madre y esposa”

Recuerda como si fuera ayer su primer día de trabajo en la Sociedad Portuaria de Santa Marta (SPSM). Corría el mes de mayo de 1994, cuando Paola Martínez, una estudiante con tan solo 19 años, fue contratada como temporal a través de una bolsa de empleos.

La misión que debía cumplir en la empresa no era menor: digitalizar la información de miles de papeles que contenían los detalles de las operaciones que hasta un par de años antes realizaba Colpuertos. 

Ingresó a la empresa en un momento muy importante, cuando la SPSM apenas tenía un año en operaciones, implementaba grandes cambios en materia de administración del puerto y daba los primeros pasos hacia una gestión segura y eficiente.

Hoy Paola tiene 45 años de edad y 26 al servicio del Puerto de Santa Marta. Tiene un título como Técnica en Comercio Internacional y múltiples capacitaciones. También es esposa y madre de dos hijos. 

Cuando se le pregunta sobre logros y orgullos no vacila en responder: “crecer integral y simultáneamente como mujer, profesional, esposa y madre”. 

Sus inicios en la Sociedad Portuaria de Santa Marta

Con voz dulce y calmada, cuenta que ingresó a la Sociedad Portuaria de Santa Marta cuando tenía 19 años, siendo aún estudiante y sin ninguna experiencia previa. “Al principio sentí mucho miedo, de hecho, mi mamá me traía diariamente al trabajo”, confiesa entre risas. 

Inicialmente ingresó como temporal, figura que ocupó durante seis meses, hasta que el 16 de noviembre de 1994, gracias a su excelente desempeño, fue contratada a término indefinido. 

Paola junto a sus compañeros de trabajo en el año 1996.

“La empresa confió en mi permitiéndome ingresar a trabajar tan joven y sin experiencia; pero estudié, fui aprendiendo a hacer las cosas, he adquirido experiencia y todo esto ha sido una vivencia muy bonita. Más de la mitad de mi vida la he dedicado a esta empresa”, agrega.

Cuenta que al tiempo que cumplía sus funciones dentro de la SPSM, logró obtener su título como técnica, casarse y criar a dos hijos que hoy tienen 20 y 15 años. Por esto enfatiza que “sí es posible crecer como mujer, profesional, madre y esposa”.

“Para mí la Sociedad Portuaria de Santa Marta representa muchas cosas, porque me ha visto crecer en todos los aspectos: el personal y el profesional. Todas las cosas importantes que yo he vivido, las he vivido siendo parte de esta empresa”. 

Su rol hoy

Tras pasar por diferentes roles y procesos, Paola hoy se desempeña como auxiliar de facturación. Ella forma parte del equipo que verifica, autoriza y factura todas las cargas de importación y exportación que administra el Puerto de Santa Marta, tanto general, contenerizada, granel, líquida y sólida. 

Forma parte de un eslabón importante dentro de la cadena de procesos que se desarrollan al interior de las instalaciones de la Sociedad Portuaria de Santa Marta.

Asegura que son muchas las experiencias en sus 26 años de servicio. En ese tiempo ha conocido a cientos de personas que le han dejado grandes aprendizajes, ha vivido los cambios en la infraestructura de la empresa y se ha adaptado a las innovaciones tecnológicas implementadas.

Con 26 años de servicio, Paola Martínez es una de las trabajadoras con mayor antigüedad en la SPSM.

Enfatiza que su éxito y crecimiento están soportados en los valores. “Creo firmemente en el trabajo con compromiso, responsabilidad y honestidad. Uno debe entregar lo mejor de sí mismo en cada labor, por muy sencilla que sea. Yo he tenido seis jefes y muchísimos compañeros, de todos ellos he aprendido”.

Paola es una de las 65 mujeres que hacen parte de la Sociedad Portuaria de Santa Marta y sus filiales, quienes más que aportar a la eficiencia de los servicios del puerto, contribuyen con el crecimiento de la economía de Santa Marta, Colombia y el mundo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *