En el Puerto de Santa Marta, los padres escriben historias inolvidables en la vida de sus hijos

La Sociedad Portuaria de Santa Marta y sus filiales, en el Día Internacional del Padre, hacen un reconocimiento especial a todos estos seres que son la columna vertebral de su familia, que se ocupan de darles a sus hijos su ser, su experiencia, su tiempo y una historia que se vuelva inolvidable.

Javier Alonso Loaiza Quiñones

Supervisor de Operaciones del Puerto de Santa Marta

Hoy destacamos a nuestro Supervisor de Operaciones del Puerto de Santa Marta, Javier Alonso Loaiza Quiñones, quien considera que sus hijos son la pieza clave de un motor llamado padre, título que le ha otorgado la vida a este samario de 34 años, casado hace seis con Vanessa Julieth Schmalbach Romero,  padre de Santiago de dos años y de Ángel David, que viene en camino.

“Mis hijos son la pieza clave de un motor llamado ‘Padre’”, señala Javier con una gran sonrisa en su rostro.

Javier es profesional en Negocios Internacionales e integra desde hace 13 años la familia Sociedad Portuaria de Santa Marta. “La estabilidad laboral que me ofrece el Puerto de Santa Marta, me ha permitido cumplir mis sueños, proveer a mi familia y brindarles un bonito futuro”, comenta y resalta la confianza brindada por sus jefes y la posibilidad de compartir su conocimiento y experiencia con sus compañeros de operaciones logísticas.

Para este joven padre, su esposa e hijos son su columna vertebral; su mayor temor en estos tiempos es contagiar a uno de sus miembros de familia con covid-19. “Procuro cuidarme tanto como sea posible, me da miedo contagiarme y hacerlo con mi familia. En mi hogar creamos nuestros propios protocolos de cuidado, al igual que lo hace la empresa”, señala Javier.

El covid-19 ha puesto a prueba la resistencia de las familias y la de Javier no ha sido ajena a los cambios que trajo consigo esta pandemia. “Los cambios a nivel local y mundial obligaron a muchas compañías a adaptarse a la realidad que vivimos y a cambiar como familia y como profesionales nuestros hábitos”, manifiesta Javier.

SER PADRE, UN REGALO DE DIOS

Ser un buen padre es su mayor compromiso. “La paternidad es mejor de lo que me imaginaba, siempre le digo a mi esposa que me voy a volver loco  de tanto amor. Desempeñar este rol significa responsabilidad, dedicación y entrega; cambiar totalmente la forma de actuar para ofrecerle estabilidad emocional a mis hijos”.

Hace tres años se convirtió en padre y desde ese instante ha vivido momentos inolvidables como el nacimiento de su primogénito. “Escuchar el llanto de mi primer hijo al nacer y verlo recién salido del vientre de mi esposa; llegar a casa y abrazar a mi esposa e hijo, conocer y saber cómo desde el vientre se aprende a amar y enseñar en la medida que crecen los hijos, es maravilloso.. Cuando vives esta experiencia se comprende como adulto muchas cosas de la vida”, afirma este joven samario.

Un padre deja recuerdos inolvidables en los hijos. “Mi padre, ha sido ese ser fundamental para guiarme y apoyarme a lo largo de mi vida. Cada enseñanza recibida la aplicó porque han sido dadas con honestidad¨.

En su corta experiencia como padre, Javier Loaiza, sabe que tener hijos es responsabilida y entrega. “Vivimos tiempos difíciles, y es cuando más debemos amar a nuestras familias porque son quienes nos esperan en casa”, puntualizó finalmente.

Escucha el mensaje de Álvaro Rodríguez, coordinador de operaciones portuarias del Puerto de Santa Marta, en nuestro podcast

Si deseas conocer más historias como estas, sigue nuestras redes sociales: @Puertodesantamarta, @PuertodeSantaMarta y @PuertoStMarta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *