Cruceros empiezan a navegar hacia su reactivación

El grupo MSC Cruceros, la compañía con mayor línea de cruceros internacionales, reanudó recientemente sus labores para reactivar el sector económico en Italia tras la crisis generada por la pandemia de Covid-19, con el zarpe de su primera gran embarcación turística desde marzo de 2020.

La salida de la nave MSC Grandiosa desde el puerto de Génova el pasado 16 de agosto, con alrededor del 70% de su capacidad normal de pasajeros, representó una prueba de alto riesgo para el sector de los cruceros, el cual se ha visto perjudicado por la crisis económica derivada de la pandemia por coronavirus.

El viaje del MSC Grandiosa se sumó a los que previamente habían realizado los cruceros Mein Schiff 2 de TUI y Dream Cruises de Genting Cruise, en Alemania y Taiwán respectivamente, los cuales zarparon el pasado mes de julio con una ocupación inferior al 60 por ciento de su capacidad como medida de seguridad.

Pero no solo grandes cruceros han emprendido nuevamente viajes.  Entre junio y julio compañías con naves turísticas más pequeñas reanudaron el servicio de navegación desde Noruega, Alemania y Francia. 

La industria de cruceros está observando muy de cerca los protocolos y experiencias de estos primeros viajes turísticos en barco, como un paso hacia una reanudación más amplia de las operaciones.

Algunas medidas de seguridad implementadas

De acuerdo con la información suministrada por las líneas que ya han realizado sus primeros viajes en medio de la pandemia, entre los protocolos de seguridad implementados se encuentra el zarpe con una ocupación inferior al 70% de la capacidad de las naves.

La compañía MSC Cruceros afirma que su nuevo protocolo de seguridad supera las normas nacionales y del sector. Asegura que, por ejemplo, en la terminal de embarque, antes de subir a bordo, los pasajeros y tripulantes son sometidos a un análisis de sangre, y se les toma la temperatura diariamente.

Por otro lado, la línea TUI indicó que alentó a los pasajeros que abordaron el crucero Mein Schiff a mantener el distanciamiento social, sirvió toda la comida en lugar de los buffets de autoservicio e implementó controles sanitarios y de salud adicionales.

Por su parte, Genting Cruise informó que llevó a cabo extensos protocolos de salud para la tripulación de los barcos, entre ellos la aplicación de pruebas de detección de Covid-19 y un aislamiento de dos semanas antes de que comenzaran los cruceros. 

Tras la reactivación progresiva del sector en países de Europa y Asía, en el continente americano algunos gobiernos empiezan a considerar la decisión. Mientras en Estados Unidos las autoridades evalúan el reinicio de las operaciones de cruceros a finales de septiembre, el Gobierno de México organiza mesas de trabajo con representantes de las líneas para establecer los protocolos para retomar los viajes.

Impacto de la paralización de la industria de cruceros

Para Rafael Díaz Balart, coordinador para América Latina de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA), la paralización de la industria de cruceros ha tenido “un impacto completamente diferente” en las distintas ciudades-puerto.

Mientras en ciudades como Santa Marta el impacto económico por la no llegada de cruceros ha sido moderado, puertos como el de Quintana Roo en México se encuentran “totalmente quebrados” debido a la ausencia de cruceristas.

De acuerdo con estimaciones de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés), la suspensión de las operaciones de cruceros ha tenido un pronunciado efecto perjudicial en la economía global.

Según datos de la CLIA, la industria de cruceros genera más de 150 mil millones de dólares anuales en actividad económica mundial y respalda más de 1.17 millones de empleos en todo el mundo.

Y es que la industria de cruceros tiene incidencia en casi todos los sectores, desde el transporte y la agricultura, hasta la hotelería, el turismo, la fabricación y más.

Según la CLIA, cuando llegue el momento adecuado para que los cruceros vuelvan a zarpar con mayor frecuencia, la industria será una parte importante de la recuperación económica y social a escala global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *